martes, 10 de julio de 2012

09.02 EL MAQUILLAJE

Durante estos primeros diez años la mujer quiere encarnar tres ideales muy distintos: la mujer cariñosa, la madonna dispuesta a cualquier sacrificio y la vampiresa exótica.
Hacia 1910 el maquillaje ya esta muy extendido y se tiende a llevarlo de manera natural. Se usan polvos de Helena Rubinstein para quitar artificialidad blanca de los rostros de épocas anteriores. Se abre un nuevo salón de belleza de Elisabeth Arden, rival de la norteamericana Rubinstein. Las dos firmas rivalizaran por sacar nuevos productos al mercado y someter a las damas de la alta sociedad a tratamientos faciales periódicos.
Durante la guerra el maquillaje estuvo fuera de lugar y lo único que se utilizaba era un poco de rojo en los labios y un toque de vaselina brillante en los párpados. El cabello que iba ondulado se empezó a peinar sobriamente con raya.
Entre 1914 y 1918 el ideal para hombres y mujeres era la enfermera dispuesta a cualquier sacrificio. Las damas de la alta sociedad se vestían de monjas o enfermeras y enviaban los retratos a sus esposos que estaban en el frente.

El maquillador Max Factor crea un maquillaje especial para cine que poco a poco irá perfeccionando.
Al final de la guerra el prototipo de mujer cambió y todas querían parecer peligrosas y enigmáticas. El pelo se llevaba corto como los chicos y los ojos se destacaban en khöl, los párpados oscuros y los labios en rojo intenso dibujados en boca de piñón. Era un estereotipo de mujer que podía representar a la vez a un ángel y a un demonio. Este tipo de mujer se mostraba enfundada en fetiches eróticos como ropa interior de satén, pieles lujosas, kimonos de seda, etc.
  • No se hacen correcciones ni claras ni oscuras.
  • Aplicaremos uno o dos tonos más claros del color real de la persona para que nos dé aspecto de porcelana. Los polvos serán claros.
  • Rellenamos la tonalidad del párpado móvil con un lapicero negro y lo difuminamos con un pincel invadiendo el párpado superior aunque sin invadir por completo el arco de la ceja.
  • Dibujamos la delineación inferior interna y externa mediante una línea muy gruesa, uniéndola en los extremos con la delineación superior. La difuminamos con pincel hacia abajo llevándola a la ojera. Fijamos todo con polvos.
  • Reforzamos el ojo con sombra negra dándole un acabado en forma redondeada.
  • Máscara de pestañas arriba y abajo abundante.
  • Ceja redonda, caída y estrecha (muy negra).
  • La boca se dibuja pequeña, perdiéndola en los centros para luego volver a salir. Colores oscuros siendo él granate él más característico.
  • Colorete en círculo tipo rubor, muy próximo a los ojos y en tonos rosas bastante marcados. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada