martes, 10 de julio de 2012

08 Siglo XX

El siglo se inicia en medio de grandes adelantos tecnólogicos, entre los cuales el automóvil ocupa un lugar destacado. En America Henry Ford adelantó una verdadera revolución en el sistema de producción industria que puso a prueba con la fabricación de su Modelo T.
En 1905 la Guerra ruso-japonesa enfrentó al imparable imperio del sol naciente con el decadente imperio de los Zares de Rusia. El fin de la guerra dio como vencedor a Japón para la sorpresa del mundo occidental. La nación asiática de convirtió de facto en una nueva potencia de carácter mundial.
El imperio alemán o Segundo Reich, comenzó a forjarse en torno a Prusia de una manera clara desde el reinado de Federico II el Grande, consolidándose de manera definitiva en las últimas décadas del siglo XIX gracias en especial al impulso dado por Otto von Bismarck.

En los primeros años del siglo XX la situación de Alemania dentro de Europa había alcanzado una posición demasiado crucial para los intereses de las demás potencias. Especialmente Gran Bretaña y Francia veían amenazados muchos de sus intereses, lo que las llevó a suscribir la llamada Entente Cordiale, y es que el desarrollo industrial y militar de Alemania se presentaba difícil de igualar por el conjunto de las demás naciones de Europa. Además este impetu de Prusia fue lo que llevo a la Casa de Austria a perder progresivamente su estatus de potencia continental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada